QUIERO CONFESARME….

Ayer mientras comía con dos amigas salió un tema que para muchas mujeres es un tabú, el aborto. Y no hablo de la interrupción voluntaria del embarazo, sino de los abortos espontáneos, aquellos que sin saber porque pasan y producen una gran pena en la mujer que los sufre. Así que hoy quiero confesarme: Yo también sufrí un aborto.

Fue en mi primer embarazo, hacia poco que nos habíamos casado y decidimos tirarnos a la piscina. Los dos teníamos muy claro que queríamos formar una familia, así que no nos lo pensamos e hicimos diana a la primera. Tengo que confesar que en este sentido tenemos mucha suerte ya que en las tres ocasiones que nos hemos puesto nos hemos quedado casi sin darnos cuenta. El caso es que nunca sabes cuánto te va a costar hasta que te pones. Todo el mundo te dice que lo normal son unos seis meses y más si has estado tomando pastillas anticonceptivas mucho tiempo, como era mi caso. Así que pensaba que no sería tan fácil, pero primer mes sin la píldora y ya no me vino la regla.

Os podéis imaginar la ilusión de ver, por primera vez, tus dos rayitas en el “palito”: SERESMOS PADRES!!!!

schwanger!!!

En ese momento y casi sin querer empiezas a imaginar y a planificar tu futuro con un hijo entre brazos. Nunca se me pasó por la cabeza el hecho de que podía sufrir un aborto.

Llamé al ginecólogo y me dio cita para la semana 8, momento en que ya se puede ver el feto y escuchar su corazoncito latir (uno de los momentos más emocionantes y esperados). Con algunas nausees y mucho sueño llegó el esperado día, el día de nuestra primera ecografía. Íbamos a ver a nuestro bebé. Pero el día no fue como esperábamos…

Teníamos eco a las 15:30, llegamos un poco antes, esperamos. El doctor llegó tarde porque venía de asistir a un parto. Nos hicieron pasar a la sala, me tumbé en la camilla, con una pierna a cada lado y vino el ginecólogo. Pipo y yo nos mirábamos emocionados… pero de repente, cuando apenas había pasado medio minuto, el doctor me dijo:

 “Laia me sabe mal pero esto no va…” 

…¿Cómo? ¿He oído bien? ¿Qué significa que no va?…

Sus palabras no se me olvidarán, fueron como un jarrón de agua fría. ¿Cómo puede ser? Nuestra ilusión y emoción se transformó en una profunda tristeza, y empecé a llorar. El doctor me contó que no había latido, que había sangrado  y que estaba sufriendo un aborto espontaneo. Así que esa misma tarde me ingresaron en el hospital y por la noche, alrededor de las 8 me practicaran un legrado.

Es difícil describir esa sensación. Es como si te arrancaran una parte de ti. Te arrancan la ilusión y tus planes de futuro. Es muy extraño, pero te quedas como vacía. Los días siguientes los recuerdo con mucha tristeza, lloré mucho y me costó asimilarlo. Supongo que cada uno lo vive de manera diferente. También depende de si es tu primer embarazo, si has tenido otros abortos, si estabas de pocas o muchas semanas, de si lo habías comunicado a la gente más cercana, etc… En cierto modo es como pasar un periodo de luto.

Sé que hay situaciones mucho peores en la vida, pero no es nada agradable pasar por esta experiencia.  Muchas mujeres lo esconden, porque en cierto modo se siente frustradas y culpables, pero es algo más habitual de lo que pensamos, una de cada cuatro mujeres pasa por esta mala experiencia. De hecho ayer, comiendo con mis amigas, salió el tema porqué las tres hemos sufrido un aborto.

Como dice mi marido, la naturaleza es muy sabia. Él siempre lo compara con el limonero que tenemos en la terraza de casa, produce cientos de mini limones de los cuales se quedan muchos por el camino y solo unos pocos llegan a ser frutos. Lo mismo pasa con los humanos, si la naturaleza decide que ese embrión no tiene que tirar adelante, por algo será.

limoneros-en-flor

Ahora pasado el tiempo, en parte, doy gracias por haber tenido ese aborto, porqué sin él India no sería India. Seguramente habría tenido otro hij@ al que querría con locura, pero no sería mi niña.

Con esta humilde “confesión” solo quiero solidarizarme con las mujeres que habéis sufrido un aborto y enviar un mensaje de esperanza a esas que estáis pasando por la misma situación que un día pasé yo.

Feliz fin de semana de tres días!!!!

9 comentarios en “QUIERO CONFESARME….

  1. Hola bonica!
    Ostres…m’has deixat amb un nus a la gola. Jo conec moltes amigues que també han tingut aborts,i de diferents tipologies…ha de ser dur,cap persona pot saber el que se sent fins que no ho viu,però el sentiment de ser mare és molt fort i automàticament tens l’instint de protecció des del moment que saps que estàs embarassada! Però com diu el teu marit,el Pipo la natura,tot i que a vegades injusta,és sabia!

    Mil petoneeeeets!
    Ens veiem

    Me gusta

  2. Si estos temas se hablaran con más normalidad, nos daríamos cuenta de que no es algo tan raro y que estas cosas ocurren con más frecuencia de lo que nos pensamos.
    Si la gente entendiera cómo es pasar por esto, tendríamos más comprensión. A veces, recibes comentarios -bienintencionados- pero equivocados.

    Contar mi historia en el blog ha sido una buena terapia y espero que sirva para ayudar a entender esta situación nada fácil.

    Gracias por compartir la tuya.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Moltes gràcies Laia!!! Cada línia que llegia era els sentiments que vaig sentir quan l’estiu de l’any passat, de viatge als Estats Units vaig patir un abort. El cor del nostre petit no es sentia… I les 3 setmanes que vem estar de viatge les vem passar patint, plorant i perdent la cosa més meravellosa que podiem imaginar. No vaig tenir la “sort” de no patir gaire, ja que vem estar 10 dies amb pèrdues i els pitjors dolors que he sentit mai… Fins que, allò que era el nostre cigronet ens va abandonar…. Això ens va servir per estimar-nos encara més i estar encara més orgullosa i feliç de la persona que tens al costat cada dia…
    Ara, després d’un any començo a entendre-ho tot… Ara, estic embarassada de bessons i tot i que mai oblidarem el què ens va passar, tornem a ser feliços… DOBLEMENT feliços…. GRÀCIES.

    Me gusta

    • Hola Pili,

      Que dura també la teva experiència, jo per sort no vaig patir dolors. Però mira, ara estas esperant bessons i ja veurás que quan els tinguis als teus braços i els miris, en part donarás gràcies d’haver patit aquell abort perquè sinó ells no serien amb tu. Sembla contradictori però jo és el sentiment que vaig tenir que encara avui em passa pel cap. Per sort les coses no passen peqruè sí.
      abraçades

      Me gusta

  4. Laia,

    Quin article més interesant! Has demostrat molta valentia al parlar d’un tema que tan costa a les dones explicar. Com a dona i mare, la meva pregunta és: com et va afectar això en els següents embarassos, com vas viure les 8 primeres setmanes esperant a la eco de confirmacio?

    Gràcies i felicitats pel Blog!

    Me gusta

  5. Ays, qué te voy a contar… a mí me ha servido mucho hablar con dos mujeres de mi entorno q sabía qhabía pasado por lo mismo y leeros a muchas de vosotras. Sentirse comprendida, saber que se supera y saber que es común, q pasa muchas veces porq la naturaleza es así y quitarse culpabilidades de encima ayuda mucho. Poquito a poco, aunque no se olvide. Gracias a ti también por compartirla 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s