Piel con Piel

Es curioso pensar que antes de quedarnos embarazadas vivimos al margen de un mundo lleno de palabras y conceptos que hasta entonces desconocíamos como: toxoplasmosis, triple screening, tapón mucoso, episiotomía, masaje perineal, meconio, progesterona, percentiles,  y mil palabras más. Pasamos a contar los meses en semanas y solo las que hemos sido mamas nos entendemos. No os penséis, que ya se me ha pasado por la cabeza publicar “El diccionario de la embarazada” 🙂

El caso es que hoy os quiero hablar de una palabra, bueno más bien un concepto, que descubrí con mi primer embarazo y que es mi preferido “El piel con piel“!!

Pero ¿que es el piel con piel?

Tras el nacimiento, los bebés se encuentran en un estado muy especial en el que están despiertos, atentos a lo que sucede alrededor, con los ojos abiertos, el sentido del olfato muy agudizado y los reflejos activos. Es conveniente conocer la importancia de este momento, que apenas dura dos horas, para vivirlo plenamente. Ese primer contacto en el que el bebé y su madre se miran, tocan y huelen es una experiencia inolvidable. El piel con piel ayuda a los bebés a adaptarse a la vida extrauterina, a mantener la temperatura. Además disminuye el tiempo de llanto, potencia el vínculo entre la madre y el bebé, resulta muy grato para ambos y facilita el establecimiento de la lactancia, ya que el bebé instintivamente, busca y encuentra el pezón, se agarra espontáneamente e inicia la primera toma. Este afianzamiento espontáneo tras el nacimiento se relaciona con lactancias más fáciles y de mayor duración.

Es importante que si la madre, por el motivo que sea no puede hacer el piel con piel lo haga el padre, los bebés necesitan sentir el calor de sus padres y no la soledad de una cuna. Aquí os dejo por si lo queréis leer algunos de los beneficios de hacer esta práctica.

Como ya sabéis estoy en la recta final de mi embarazo (semanas 38) y estos días no dejo de recordar y revivir ese momento con el nacimiento de India. El momento más mágico, bonito, feliz y especial que he vivido en toda mi vida, el momento en que me pusieron a mi hija encima. Es un momento de puro amor. Recuerdo su olor, su calor, nuestra primera mirada…. no hay un momento igual! Por suerte yo pude tenerla conmigo nada más nacer y espero que con el pequeñín pueda hacer lo mismo.

Ya no queda nada, han pasado nueve meses, 38 semanas que has ido creciendo dentro de mí, me has dado algunos vómitos, ardores y muchas patadas, he visto como te mueves en las ecografías y he escuchado tu corazón, pero durante estos 9 meses no he dejado de soñar ni un solo día en el momento en que pueda abrazarte y date todo mi amor.

Solo espero que todo vaya bien y que nazca fuerte y sano… Os dejo una foto tomada esta mañana de mi super barrigota! Feliz zsemana!

IMG_20151206_233643 (1).jpg