Un recuerdo para toda la vida

No soy muy fan de las sesiones de fotos, de hecho me siento ridícula en un estudio posando. Admiro a esas blogueras o modelos que  no salen con cara de “tontas” cuando les están haciendo una sesión, por no hablar de los selfies (yo nunca quedo bien!!) . El caso es que cuando nació India unos buenos amigos nos regalaron una sesión de fotos con nuestro bebé. Al principio no las tenía todas conmigo, pero después de ver el resultado quedé encantada. Y a medida que ha pasado el tiempo esas fotos con nuestra hija, de apenas unos días de vida, aun me gustan más, es un recuerdo muy bonito que incluso a ella ahora que ya tiene dos años, le encantan.

Así que cuando nació Nico decidimos repetir, y como quedamos tan contentos con el trabajo de Gemma, la fotógrafa, volvimos a ponernos en contacto con ella para inmortalizara sus primeros días de vida. La verdad es que Gemma lo hace todo muy fácil, te hace sentir muy cómoda y no tienes la sensación de estar delante de una cámara. Sabe tratar con delicadeza a los bebés y jugar con los hermanos mayores para que posen sin saber que lo están haciendo. A India no le gusta nada que le hagan fotos, de hecho llegó a su estudio diciendo “fotos a mami, a papi y a Nico, pero a India NO!!!”  y ella supo conseguir que se las dejara hacer, alucinante!!

Así que aquí os dejo una pequeña muestra de la sesión que nos hizo (ya sabéis que no me gusta enseñar la carita de mis peques, así que aquí tenéis unas hechas especiales para el blog). Podéis conocer más el precioso trabajo de Gemma en su web TUCUTUN

Espero que os gusten!!

19012016-_MG_8730.JPG19012016-_MG_8632-BN.jpg19012016-_MG_8596.JPG19012016-_MG_8566-BN.jpg19012016-_MG_8645.JPG19012016-_MG_8582-BN.jpg30012016-_MG_8974.JPG

LA CUARENTENA

La semana pasada acabé la famosa cuarentena!!! ¿Pero a que es exactamente la cuarentena? Es la manera tradicional con la que se conoce al periodo posparto, una etapa que dura entre seis y ocho semanas y que se caracteriza por el retorno a la normalidad de todos los cambios orgánicos y fisiológicos que se producen durante el embarazo y el parto. Pero la cuarentena no solo son cambios físicos, sino también emocionales. Son los cuarenta días más bonitos pero más duros de nuestra vida.

Tengo que confesar que para mí ha sido más duro este inicio que con mi primera maternidad por varios motivos, que quiero compartir con vosotras.

Primero  la lactancia. Con India no tuve ningún problema, se engancho rápido y salimos del hospital que ya había ganado peso, todo lo contrario que con Nico.  Le costó engancharse, supongo que porque hacia una mala succión y la primera noche me hizo una grieta en el pezón! Que dolor!!! Además la enfermera de nursery que me tocó, que en teoría es la que te tiene que ayudar si tienes algún problema, era un tanto estúpida y borde, creo que si llego a ser madre primeriza habría pasado al biberón… por suerte al día siguiente la cambiaron y vino una chica majísima, Sandra, que des de aquí le doy las gracias porqué fue mi salvadora y pronto pudimos reconducir el tema y aunque Nico necesito suplemento porqué perdió el 10% de su peso, a días de hoy la lactancia es todo un éxito.  Os cuento esto para que veáis lo importante que es la persona que te ayuda estas primeras horas, que muchas veces no le damos importancia ni pedimos ayuda y es fundamental un buen asesoramiento.

19012016-_MG_8529-BN.jpg

Las noches. También más duras que con India. A Nico le ha costado adaptarse al horario nocturno, el solía dormir de día y claro, por la noche no había quien lo acostara. Así que me he pasado bastantes noches en vela. Por suerte parece que un mes y medio después ya empieza a coger el ritmo y llevamos unos días que solo se levanta dos veces para sus tomas y luego se vuelve a dormir. Así que cruzo los dedos, porqué llega a ser desesperante cuando quieres que se duerman y no lo hacen… te llegas a sentir mala madre porqué estas de mala leche e incluso se te escapa alguna mala palabra… y claro esa cosita pequeña y monísima no tiene la culpa que en el útero materno no haya horarios. ¿Os ha pasado? ¿Os habéis sentido malas madres alguna vez? (tengo que confesar que él no dormir lo llevo muy mal!!!)

El tiempo. ¿ y eso que es? Con el segundo hijo te das cuenta que no tienes tiempo para NADA! No me importa no tener tiempo para mí, es parte del trato, lo que llevo peor es no tener tiempo para India, y eso que ella es tan buena que no me ha montado ningún “pollo” por estar todo el día enganchada a su hermano (o más bien, él enganchado a mi 🙂 ). Además el día 30 de diciembre después de llevar una semana todos cuatro en casa, le salió la varicela y la tuvimos que enviar a casa mis padres unos días… lo llevé peor yo que ella! Gracias por hacérmelo tan fácil pequeña… me encanta verlos juntos y ver como lo quiere con locura, como le da muchos besos y abrazos y como Nico nada más verla le cambia la cara… muero de amor!!

19012016-_MG_8582.JPG

Y por último la recuperación. Me ha costado mucho mas recuperarme de esta segunda cesárea. Me ha dado la sensación que no tenía fuerzas, iba a pasear por la calle y me cansaba, me dolía la cicatriz y la barriga… pero claro no he podido hacer reposo. Ahora pasado el primer mes ya estoy más fuerte, y ya salgo con los dos sola por la calle, me voy a comprar y al parque, cosa que veía INVIABLE las primeras semanas. Eso si tengo que confesar que físicamente me he recuperado en un abrir y cerrar de ojos. A la semana ya había recuperado mi peso de antes y ya me pude enfundar en mis jeans, claro que me engordé muy muy poco, solo 7 kilos, la mitad que con India, y eso se tiene que notar. Ahora solo falta un poco de gym para ponerlo todo en su sitio y volver a tener las carnes un poco duras 🙂

Así ha sido mi cuarentena… así que dicho esto y antes de terminar quiero reivindicar que con todos los cambios físicos, psíquicos y emocionales, con todo el cóctel hormonal, sin apenas dormir y con el poco tiempo que tenemos las mujeres con un bebé en los brazos, me parece vergonzoso y patético que los hombres solo tengan 15 días de baja paternal. Yo a los 15 días de haber parido ya os digo que NO estaba en condiciones para quedarme sola con los dos; hacer comidas, cenas, baños, ir al parque y a comprar. He necesitado ayuda porqué Pipo trabaja de sol a sol y pocos días llega a casa antes de las nueve de la noche (e incluso hay días que más tarde), no entiendo quien decidió que los hombres solo podían tener 15 días, pero me parece totalmente insuficiente.

¿Pensáis lo mismo? ¿Cómo fueron vuestros primeros cuarenta días?

PD: Las fotos son de TUCUTUN pronto os enseñare mas fotografías de esta maravillosa sesión que nos hizo Gemma!!!