¡MAMÁS EMPRENDEDORAS!

 

Hoy quiero hablar de un fenómeno que vengo observando des de hace tiempo a través de blogs e Instagram: Madres que se reinventan. Cada vez son más las mujeres que al tener un hijo se replantean “su vida profesional” y acaban creando proyectos tan bonitos como los que hoy os quiero presentar.

Madres que han empezado hacer “cosas” para sus peques y que al final han decidido comercializarlo. Mujeres valientes que no han vacilado al crear su propia marca. Mamás emprendedoras. Hoy os presento a cinco, pero hay muchas más. Aquí mi pequeño homenaje a estas mamás que admiro.

Sigue leyendo

Un recuerdo para toda la vida

No soy muy fan de las sesiones de fotos, de hecho me siento ridícula en un estudio posando. Admiro a esas blogueras o modelos que  no salen con cara de “tontas” cuando les están haciendo una sesión, por no hablar de los selfies (yo nunca quedo bien!!) . El caso es que cuando nació India unos buenos amigos nos regalaron una sesión de fotos con nuestro bebé. Al principio no las tenía todas conmigo, pero después de ver el resultado quedé encantada. Y a medida que ha pasado el tiempo esas fotos con nuestra hija, de apenas unos días de vida, aun me gustan más, es un recuerdo muy bonito que incluso a ella ahora que ya tiene dos años, le encantan.

Así que cuando nació Nico decidimos repetir, y como quedamos tan contentos con el trabajo de Gemma, la fotógrafa, volvimos a ponernos en contacto con ella para inmortalizara sus primeros días de vida. La verdad es que Gemma lo hace todo muy fácil, te hace sentir muy cómoda y no tienes la sensación de estar delante de una cámara. Sabe tratar con delicadeza a los bebés y jugar con los hermanos mayores para que posen sin saber que lo están haciendo. A India no le gusta nada que le hagan fotos, de hecho llegó a su estudio diciendo “fotos a mami, a papi y a Nico, pero a India NO!!!”  y ella supo conseguir que se las dejara hacer, alucinante!!

Así que aquí os dejo una pequeña muestra de la sesión que nos hizo (ya sabéis que no me gusta enseñar la carita de mis peques, así que aquí tenéis unas hechas especiales para el blog). Podéis conocer más el precioso trabajo de Gemma en su web TUCUTUN

Espero que os gusten!!

19012016-_MG_8730.JPG19012016-_MG_8632-BN.jpg19012016-_MG_8596.JPG19012016-_MG_8566-BN.jpg19012016-_MG_8645.JPG19012016-_MG_8582-BN.jpg30012016-_MG_8974.JPG

SÍNDROME DEL NIDO

Antes de empezar quiero deciros dos cosas:

La primera, siento haber estado tan desconectada estos últimos días, he estado haciendo reposo y descansando!! Prescripción médica.

La segunda es que el pequeño bebote se ha dado la vuelta!!!! No sé si tendrá algo que ver la acupuntura, la moxibustion o el hecho de ir de cuatro patas por casa, pero el caso es que ya está mirando hacia bajo 🙂 cosa que no me garantiza un parto vaginal, pero al menos el primer paso lo tenemos hecho.  Aunque como he dicho en múltiples ocasiones lo más importante es que llegue bien y sano y que no haya ninguna complicación.

A parte de esto deciros que estoy de 35 semanas, es decir en la recta final. Con algunas contracciones que siguen viniendo de vez en cuando y con mucha presión en la zona del pubis, supongo que la cabecita se va encajando. Ahora lo único que espero es que el bebé vaya creciendo bien, ya que el ultimo día me dijeron que estaba en un percentil 20, es decir, es un poco pequeño… La semana que viene vuelvo a tener revisión y eco, a ver qué me dicen.

Total que solo me falta un mes y no tengo casi nada preparado. Me acuerdo que con India a estas alturas ya tenía la habitación montada, todo listo y en su sitio e incluso la bolsa del hospital preparada… y ahora nada de nada. Pero como dice mi marido, en estos últimos días se me ha despertado el síndrome NIDO. Esto suele pasar a muchas embarazadas en su recta final y viene provocado por el deseo de tenerlo todo listo para cuando nazca el bebé.

Y es que por no tener, hasta esta semana no tenía ni un solo cajón para ir dejando la ropita para el peque. El caso es que aun no sabemos si los haremos dormir juntos o si vamos a convertir el despacho en la habitación del niño… así que mientras esperaba una decisión que puede llegar cuando el peque tenga medio año y decidíamos independizarlo, en un ataque de síndrome NIDO, vacié la mitad del armario de la habitación de India, donde aun había cosas nuestras, y le hecho un espacio para ir organizándolo todo.

a0f6239901a915184969112e962fb3fb

Ahora que ya tengo donde poner las cosas, toca empezar a lavar la ropita y a seleccionar lo que vamos a llevar a la clínica. Este suele ser un tema que preocupa a las madres primerizas, así que os voy a contar un poco mi experiencia y os hago mi “propia” lista de lo que llevé al hospital, de lo que me resultó útil y lo que no. Y también os dejo lo básico e imprescindible que vas a necesitar cuando llegues a casa.

¿QUE LLEVAR AL HOSPITAL?

Para el bebé

  • Muy importante comprar una bolsa grande donde te quepa todo y que luego puedas usar para ir de fin de semana, la nuestra es de Babyshower

IMG_9864-600x600

  • Normalmente te recomiendan 4 conjuntos de algodón de dos piezas, yo llevé cinco por si me hacían cesaría…y bingo! Usé los cinco, pero en lugar de las dos piezas de algodón lo que llevé fueron: 5 bodies, 5 polainas, 5 jerséis de perlé (dos hechos por mi madre, aquí os dejo uno que seguramente será el primero que ponga al pequeñín)

2015-11-19 12.25.09

Los bodies y las polainas las que más me gustan son los de PetitOH y de Limobebe, son de algodón orgánico, sin apenas costuras y muy finos al tacto, ideales para la piel de recién nacido. Es importante lleva separado en una bolsita lo que quieras que le pongan apenas nacer ya que muchas veces lo bajaran contigo a la sala de partos.

  • Un gorrito, justo para cuando salga, aunque en el hospital les ponen uno
  • Un par de mitones (guantes) – los llevé pero no los usé
  • Un par de babitas i un par de arrullos.
  • Pañales (talla más pequeña)
  • Te dicen que traigas toallitas húmedas, yo no las usé. En el hospital me dieron gasas para limpiar el culito que las humedecía con un poco de agua, me resultan mucho más agradables. De hecho sigo sin usar mucho las toallitas, solo cuando salimos de casa. Prefiero limpiarlos con una esponja húmeda, las toallitas les irritan el culete.
  • No llevé ni llevaré chupete… Creo que hasta que el bebé no se coja bien al pecho es mejor no dárselo. A India se lo di cuando tenía diez días.
  •  Cepillo suave, lo llevé pero no lo use, mi hija nació con tan poco pelo que hasta el año y medio no la peiné 🙂
  • Lo mismo pasa con el corta uñas, suele aparecer en la lista de cosas que hay que llevar al hospital. No hace falta. El pediatra nos dijo que los primeros 15 días mejor no cortárselas.
  • A veces también te ponen que lleves Colonia…. ¿Para qué si el olor de un recién nacido es el mejor del mundo? India olía a galletas, aun me acuerdo como si fuese ayer…

Para mamá

Aquí no hice caso a lo que te recomiendan, normalmente te dicen que traigas camisones, una bata, etc… pues no llevé nada de eso. Vamos a ver, cada una sabe lo que suele usar y con lo que va cómoda,  yo no uso camisones, ni batas por estar por casa, así que mucho menos los voy a usar en la clínica donde la gente va a venir a  verme.  Me traje ropa cómoda y algún pantalón de pijama mono con el que podría salir a la calle.Y me diréis

  • ¿Y para dormir? Pues dormía con braguitas y una camiseta de lactancia, así durante los nueve meses que le di el pecho a mi hija. Os las recomiendo, son lo más cómodo del mundo.
  • Si le vas a dar el pecho también tienes que llevar un par o tres de sujetadores de lactancia. Para mí los mejores son los de la casa CARRIWELL
  •  Braguitas. Te dicen que traigas de papel, a mi en la clínica me dieron unas como de “malla” mucho mejores que las de papel y luego usé las braguitas post-parto. También os las recomiendo.
  • Y luego un neceser con cosas de higiene personal, e incluso me llevé el secador y el rímel, que no falte. Eso a gusto de cada una.

¿QUE DEBEMOS TENER PREPARADO EN CASA?

Para mí lo básico que hay que tener es:

  • Carrito y Maxicosis, ya os dije que para mí el mejor esel Bugaboo Bee
  • Moisés o minicuna (con su ropa de cama)

moisesmarzomimitoshome

  • El cambiador
  •  Ropita y pijamas (al principio les cambias varias veces al día)
  • El pañuelo de porteo (un día dedicaré un post a este tema, soy muy fan)
  • Y un botiquín para los cuidados del bebé con: Alcohol de 70º y gasas estériles para curar el ombligo, muchos pañales!!!!, una esponja lo más natural posible para limpiarle, crema hidratante para el culete y de cara ya que muchas veces se les pela la piel los primeros días. Yo siempre uso todos los productos de las casa Weleda

descarga (1)

  • También puedes tener preparada la bañerita, aunque hasta que no la caiga el ombligo no lo podrás bañar.
  • El sacaleches también es un básico si le vas a dar el pecho y sino pues los biberones con todos los respectivos gadgets.

Creo que con esto nos basta y nos sobra!!
Ahora después de haceros la lista veo que aún me quedan muchas cosas por hacer, así que mi síndrome NIDO y yo nos despido hasta la semana que viene.

Besos a todas!!!

LA VUELTA AL COLE

Esta vuelta al cole llega cargada de novedades e ilusiones como la inauguración de este blog. Mi blog. Como ya sabéis las que me leíais en el anterior este es un espacio donde intento expresar mis sentimientos y puntos de vista acerca de la maternidad, de las cosas cotidianas del día a día, del trabajo, de la pareja, de la familia y de la vida… Aquí podréis encontrar un espacio donde lo que pretendo es compartir con vosotras dudas, consejos y preocupaciones de una “mami moderna”.

Porqué nadie dijo que ser madre sería fácil, bienvenidas a “SER MAMÁ Y NO MORIR EN EL INTENTO!”

IMG_20150808_165716 (1)

Como cada septiembre llega “la vuelta al cole” y con ella las rutinas. Se nos hace cuesta arriba pensar que aún tenemos un año entero, por delante, hasta volver a disfrutar del veranito. Pero tengo que confesar que esta vez se me está haciendo un pelín menos dura que los anteriores. La próxima semana entro en mi tercer trimestre de embarazo y eso significa que  para navidad ya seremos uno más en la familia. Diciembre está a la vuelta de la esquina y supongo que por esto “la vuelta al cole” no me está costando tanto.

Y eso que he pasado uno de los mejores veranos de mi vida junto a mi familia. Como cada año hemos pasado unos días de relax y desconexión en Ibiza y el resto en el Maresme. Si, ya lo sé, tampoco son grandes destinos turísticos, pero lo he pasado junto a mi marido y mi hija, sin horarios y sin prisas, y eso es lo que me hace mas feliz.

IMG_20150908_122803(aquí mis dos amores)

Otra de las cosas importantes que van a pasar este trimestre es que en octubre India cumplirá dos años, me da vértigo pensar que el tiempo pasa tan deprisa, y ver lo rápido crecen. Este verano ha dejado de ser un bebé y se ha convertido en una mujercita. Su vocabulario se ha triplicado por mil, razona, pregunta, canta canciones, esta aprendiendo hacer sus necesidades en el orinal, pasa muchos ratos dibujando, mirando cuentos y jugando con sus muñecas o construcciones… Ya no es mi bebé. Y tengo que confesar que me da un poquito de pena. Estos últimos días de vacaciones, en los que mi marido ya había empezado a trabajar y estábamos todo el día las dos solas, no podía dejar de pensar que en breve habrá otro ser pequeñito en casa que reclamará toda mi atención y que tendré que repartir mi amor a partes iguales entre ellos dos. Ya no estaremos las dos solas, ya no me tendrá al 100% solo para ella…y esto me entristece. Seguramente es un sentimiento normal que tenemos todas las madres embarazadas del segundo, pero no dejan de surgirme muchas preguntas del estilo: ¿tendré suficiente tiempo para ella? ¿Se sentirá desplazada? ¿Podré querer al “pequeño” tanto como la quiero a ella? ¿Llegaré a todo? ¿Sabré ser madre de dos?

IMG_20150826_160203

Y es que aunque se está haciendo mayor sigue siendo mi pequeña y lo seguirá siendo cuando nazca el bebé, pero será la hermana MAYOR, con todo lo que eso significa. Solo espero saber hacerlo bien y seguir dándole todo el amor y atención que ella necesita.

Feliz semana i bienvenidas!!

Twitter: @laiaferrer Instagram: Laia Ferrer           
Mail:laiaferrerblog@gmail.com

TU CUERPO ANTES… Y DESPUÉS!!

No paro de ver titulares en la prensa rosa de mamás famosas que han recuperado su figura en un abrir y cerrar de ojos. Titulares del estilo:

“un mes después de tener a su bebe luce tipazo en la playa” 

” recupera su figura en tiempo record”

“reaparece dos semanas tras dar a luz totalmente recuperada”

Y no puedo evitar preguntarme ¿cómo se lo han hecho? ¿se habrán matado en el gimnasio?¿ será que cuidan mucho su alimentación? ¿o es cuestión de genética?

Me engordé 14 kilos en el embarazo. Cuando salí del hospital había perdido siete y un mes después solo me quedaban cuatro. Tras un año y medio aún me quedan dos, que no he conseguido sacarme de encima. A mí me ha costado recuperar la figura, podría decir que un año entero (salvo esos dos kilos que ya no computo por que se que difícilmente se irán). Ha tenido que pasar un año para volver a lucir vestidos estrechos o camisetas que marquen la figura. No me ha sido fácil, pero es que en mi caso ni gimnasio, ni dieta, ni genética!

IMG_4073

 (foto tomada dos días antes de dar a luz)

El deporte

Siempre he hecho mucho deporte, me gustaba salir a correr, practica yoga y pilates y deportes al aire libre como el surf o el snowbord. Pero des de que nació India todo se complicó. Durante la baja maternal aun salía a correr con ella, la ponía en el carrito y nos íbamos por el paseo de Badalona, ella se dormía y yo hacía ejercicio. E incluso llegué a participar en un par de carreras de 10km. Pero a la que volví a trabajar todo se complicó.

2015-05-04 11.44.09

Suele levantarme a las 6.30 de la mañana. Vivo en Badalona y trabajo en San Joan Despí, para quien no lo conozca eso significa que tengo que cruzarme Barcelona, de punta a punta, para ir a trabajar. Así que o salgo antes de las 7 de casa o tardo una hora y media en llegar (el trayecto sin tráfico son 25min) así que prefiero madrugar que pasarme la mañana entera dentro del coche. Depende del día y de la jornada intento estar en casa ente las 5 i las 5.30 para disfrutar de mi hija. Así que cuando llego a casa , corriendo del trabajo ni se me pasa por la cabeza ir hacer deporte. Lo único que hago es pilates una vez a la semana, eso sí que es sagrado. Tonifica, mejora la elasticidad y me ayuda a tener una mejor postura corporal.

reformer2 (1)

Cuando di a luz en las clases post-parto me enseñaron hacer las abdominales hipopresivos,

muy recomendables, y como las puedes hacer en cualquier parte, a veces aun las hago cuando estoy tumbada en el sofá.

Cuando India era pequeña vi un video de una madre que hacía ejercicios con su hijo, os lo dejo por si lo queréis copiar. Es una nueva modalidad que se llama MAMIFIT. Yo lo intenté alguna vez pero nunca lo conseguí!

¿Me gustaría hacer más deporte? pues claro que sí. Pero la verdad, después de levantarme a las 6.30 de la mañana, de pasarme el día en el trabajo, cando llego a casa lo único que me apetece es pasar tiempo con mi hija.

La alimentación

Creo que ya he comentado alguna vez que no soy de las que hace dieta, me gusta comer sano pero no me privo de nada. Si bien es cierto que en el último año me he cuidado un poco más si me ponen algo de chocolate delante no tengo la fuerza de voluntad para decir que no.

chocolate-heart

Así que intento comer más pescado que carne, mas ensaladas que pasta y no picar entre horas. Pero nada, o me coso la boca o no pierdo ni un solo gramo.

La genética

Esto sí que creo que es una autentica lotería. Tengo amigas que han tenido bebés (alguna de ellas más de dos) y que en nada vuelven a tener el cuerpazo que tenían antes, sin hacer ni una sola abdominal. Eso sí que lo envidio!!! Mujeres que tienen la capacidad de que su cuerpo no muestre ni un solo señal de que han sido madres. Pero evidentemente no es mi caso. Lo que sí que tengo agradecer a mi genética es que no tengo ni una sola estría. Tampoco negaré que me untaba cada día con aceite de almendras… fue mi gran aliada 🙂

Mi cuerpo sí que muestra signos evidentes de que he sido madre: caderas más anchas, la barriga menso tonificada y los pechos, después de 9 meses de lactancia, os aseguro que no son lo mismo. Pera aun así, aun mirándome al espejo y a veces no reconociendo ni mi propio cuerpo, no cambio por nada del mundo lo que ahora tengo, una hija sana y preciosa. Lo mejor que me ha pasado en la vida.

2015-05-01 10.15.24

(lleva conjunto de Emilie et Ida)

Así que si eres una mamá reciente que lees esos titulares en la prensa y no te sientes identificada, tranquila, no estás sola, a la gran mayoría de mujeres les cuesta un año entero recuperar la figura y en muchos casos no volverá a ser la misma.

Y si por el contrario eres de las que no ha tenido que hacer nada para volver a ser la de antes, siéntete muy afortunada porqué eres un caso excepcional y envidiable!! 😉

Por cierto, no se a vosotras pero a mí me ha aumentado una talla el pie des de que soy madre… cuando lo cuento algunas me miran como si estuviera loca, pero sé que no soy la única!! En fin, cosas raras que pasan con la maternidad!!

Feliz semana!

Twitter: @laiaferrer Instagram: Laia Ferrer

VUELTA A LA REALIDAD

Después de nueve meses de ir a todas partes con tu hijo en la barriga, después de dieciséis semanas de baja maternal, llega el temido día D. D de duro, D de disgusto o D de  dramático. A nadie le gusta la idea de volverá a la rutina, pero creo que lo que más nos duele es separarnos tantas horas de nuestros retoños.

Este fin de semana volvió la Formula 1, campeonato que curiosamente dura lo mismo que dura un embarazo, 40 semanas, y con su regreso se cumplió un año de mi vuelta al trabajo, y recordé lo duro que fue la vuelta a la realidad….

DSC_4675

I es que nuestra sociedad no está pensada para madres trabajadoras. No entiendo como puede ser que la Asociación Española de Pediatría recomiende seis meses de lactancia exclusiva y solo tengamos dieciséis semanas de baja maternal (que son tres meses y medio) ¿Y qué hacemos entonces? Pues o nos pasamos a los biberones de leche artificial, o nos pasamos el día en la oficina sacándonos leche a escondidas (cosa difícil porqué el aparatito ese hace un ruido difícil de disimular) para, luego, guardarla en la nevera de la office entre los tuppers de los compañeros. Eso, o bien, si te lo puedes permitir coger un permiso (no remunerado, of course) para poder seguir dándole el pecho.

Por no hablar de con quien dejas esa cosita de tan solo tres meses y medio de vida. Las que tienen más suerte los pueden dejar con los abuelos, una extensión de nosotras. Pero no todas los tenemos cerca ni jubilados. ¿Entonces qué? ¿Los dejamos en la Guardería? Qué pena tan pequeños!!!  Pero si no hay más remedio… O bien, con una canguro, (este fue mi caso) aunque cuesta un dineral, pero al menos mi princesita estaba en casa. Eso sí entrevistamos a más de vente chicas hasta que dimos con la que nos gustó. Y aun así, dejándola en casa, con una chica que nos gustaba, el primer día que me fui a trabajar lloré. Esa cosita que había estado dentro de mi durante nueve meses, con la que no me había separado más de tres horas des de que nació (algún rato entre toma y toma que me escapaba a la estaticen o hacerme algún masaje por los dolores del parto y las séquelas del embarazo…) de repente estaría nueve horas sin verla. Pues claro que lloré. Ahora tiene casi dieciséis meses, va a la guardería y me sigue dando pena no poder pasar más tiempo con ella. Sobre todo los días que está enferma y me reclama más que nunca, pero no me puedo estar a su lado para cuidarla. Eso sí que me da pena.

1601460_651305281584837_4958963525154690265_n
(Esta foto fue tomada uno de los primeros días que trabajaba, justo al llegar  a casa)

Pero es lo que hay. Y nos guste o no, nos tenemos que acostumbrar, nosotras y ellos. Aunque tengo que confesar que tampoco me gustaría dejar de trabajar para estar todo el día en casa. Doy gracias que tengo trabajo, un trabajo que me gusta. Además el trabajo te da estabilidad económica y es una gran vía de escape. Va bien ir al trabajo y volver a ser tú, solo tú, y no solo mamá.

Esto es lo que más me gustó de volver a trabajar después de la baja. He dicho que lloré, sí es cierto, pero también me fue bien la vuelta a la rutina. Lo que siempre digo es que debería ser progresiva y no tan de repente.

Después de pasarte unos meses casi todo el día a solas con tu bebé, que lo único que dice es “gu-gu-ga-ga” y estar esperando que vuelva tu marido del trabajo para poder tener una conversación de adultos, cuando vuelves a trabajar vuelves a tener, todo el día, conversaciones normales. Es tu micro-mundo donde ya no hablas de cuantos pañales has cambiado al día, de cómo ha hecho la caca o de cuantas tomas le has dado. Vuelves a ser tú, con nombre y apellido. Tu otro yo, y el yo-mamá se queda en casa esperando a que regreses.

Te vuelves a arreglar, te vuelves a maquillar (una tarea prácticamente imposible las primeras semanas de vida del bebé) y poco a poco vas recuperando esa esencia de tu “yo” que durante muchos meses habías olvidado por completo.

DSC_4954

36506_10200291916287713_725287957_n

Aun así, cuando te conviertes en madre, asumes que durante el resto de tus días, o al menos por un largo tiempo, vas a tener dos trabajos. El “oficial-remunerado” y el de mamá. Un trabajo que te exige disponibilidad las 24 horas, sin descanso, a veces sin ni siquiera poder dormir, los 365 días del año y todo esto sin ganar ni un solo céntimo. Aprovecho para recordar compartir un video que demuestra lo sacrificado que es ser madre.

Os adjunto un vídeo aquí!

Hoy somos mujeres, madres, esposas, amantes, trabajadoras y/o empresarias. En la gran mayoría de casos llevamos el peso de la casa,  los horarios de los hijos, sabemos que les toca comer, que ropa tienen y que les falta, si tienen deberos o no y que día tienen la fiesta de cumpleaños de un compañero de clase. Sin quererlo ni beberlo la sociedad  nos exige ser super-mamà: ser la mujer perfecta, estar perfecta, ser la trabajadora perfecta y ser la madre perfecta y todo esto con una gran sonrisa.

En mi caso tengo que dar gracias por el marido que tengo. El lleva el peso de la casa, y yo el de la peque, en este sentido lo tenemos bien repartido. Sé que no es habitual así que soy consciente de la gran suerte que tengo. “Gràcies amor!”

Pero lo mejor de todo, es que aun estando disponibles las 24 horas del día, sin descansar, a veces sin dormir ni comer, los 365 días del año,  lo hacemos con el amor más grande del mundo sin esperar nada a cambio.

Sans titre

Twitter: @laiaferrer Instagram: Laia Ferrer

“MAMI PIPI”

Llega verano y con él la campaña “fuera pañal” de las guarderías. De hecho en la nuestra empezó en mayo, aunque pedimos a las educadores retrasarlo un poco. El caso es que India es de finales de año, así que lo veíamos un poco justo. Dicen que el control de esfínteres suele ser alrededor de los dos años, aunque creo que depende de cada niño y de su madurez. India es una niña muy comunicativa y por lo pequeña que es habla un montón, además sabe perfectamente cuando tiene ganes de hacer sus necesidades y lo comunica, pero no por esto significa que este lista. Nuestro gran problema es que no quiere ver el orinal ni en pintura… le da como pánico cada vez que intentamos poner, y nos monta unos cirios con un sentimiento, que ya no me atrevo ni a nombrarlo. Y mucho menos obligarla a sentarse en él…

Bebé-usando-orinal-1181x600

El otro día buscando información leí un artículo en internet que decía que hay 3 factores que influyen en la madurez del control de esfínter:

  • El Físico: El control del esfínter se controla a través de un músculo de manera voluntaria.
  • El Emocional: El niño tiene que estar listo para dejar el pañal, y para asumir la responsabilidad que implica no llevarlo.
  • El Cognitivo: Deben entender nuestras instrucciones y saber lo que le estamos pidiendo como sentarse en el orinal, bajarse los pantalones, limpiarse, etc…

Visto esto creo que India por algún motivo aún no está ni emocional ni cognitivamente preparada. Tengo una amiga que es dentista holística y un día me dijo que hasta que a los niños no les salen los colmillos no están preparados para controlar sus esfínteres y que muchas veces los padres y las guarderías nos obsesionamos en sacárselos cuando no toca y acaba siendo un fracaso.

De hecho el otro día, aproveche que fuimos al pediatra para saber su opinión y nos dijo que aún era MUY pronto. Nos explicó que está harto de ver niños con problemas de restreñimiento por pañales que se han sacado prematuramente y que con un año y ocho meses aún es muy pequeña.

Así que aquí estamos, con el dilema de cuando hay que sacarle el pañal…. De si hacerlo este verano o esperar el siguiente, aunque quizá será demasiado mayor…. ¿Qué opinas? ¿Cómo lo habéis hecho vosotras?

Feliz semana!

Twitter: @laiaferrer Instagram: Laia Ferrer